Logo
Sector Agroalimentario

La industria agroalimentaria en Portugal, de manera creciente, se ha consolidado como uno de los pilares de la economía nacional, que se muestra fundamental para la estrategia de crecimiento del país.

Caracterizado por la creación de productos innovadores, basados en las dinámicas de producción de alta tecnología, el sector agroalimentario ha permitido que Portugal realice un seguimiento del cambio de hábitos de los consumidores, la consiguiente confianza del consumidor en los productos portugueses, como también su imagen en el exterior.

En Portugal, la industria agroalimentaria es la que se ha desarrollado en relación con otros sectores, presentando una oportunidad de crecimiento exponencial para los inversores.

En el 2015, el sector agroalimentario en Portugal, representó el 20% del sector manufacturero, en un marco de 10,500 empresas, en su mayoría pequeñas y medianas, que emplean a 104 mil trabajadores y que presentan una facturación de alrededor de 14,600 millones de euros.

En relación a las exportaciones del rubro, esta ascendió a 5,914 millones de euros, posicionando a Portugal en el puesto 41° como exportador mundial del rubro agroalimentario, alcanzando una participación del 0,46%.

Esta es uno de los motivos por los cuales la opinión de los mercados internacionales sobre Portugal ha mejorado bastante, teniendo en cuenta la oferta de productos cada vez más específicos para la conveniencia y salud de sus consumidores.

Principales productos con potencial exportador

Imagem
Sector de transformación de plásticos para el sector alimentario

La Industria de embalajes es el mayor mercado del sector plástico, ya que consume el 40% del plástico producido en Europa.

Los plásticos embalan más del 50% de todos los productos alimenticios, pero corresponden sólo al 15,2% del peso total de los embalajes en el mercado, debido a su levedad.

Los plásticos permitieron a la industria de embalajes la creación de nuevos embalajes basados en procesos innovadores y nuevas tecnologías, de modo que este material acompaña, a veces, todo el ciclo de vida de un producto, estando presente desde su elaboración, preparación, embalaje, transporte, almacenamiento, distribución y hasta el consumo final, como ocurre a menudo en la industria alimentaria.

Los embalajes de plástico presentan una gran versatilidad y muy diversificada, esta versatilidad puede adaptarse a cualquier necesidad y recibe continuas mejoras en cuanto al desarrollo de los productos y también de los hábitos y necesidades de los diversos tipos de consumidores teniendo en cuenta los diferentes estilos de vida de cada uno.

Se estima que en los países en desarrollo, el 50% de los alimentos que se pierden está vinculado a las fallas y a las limitaciones en la cadena de distribución, en particular debido a las limitaciones de los embalajes. En los países industrializados, el escenario es diferente, estás pérdidas se reducen al 2%.

La industria del plástico en Portugal es muy competitiva y ofrece productos y soluciones de alta calidad, y es el líder mundial en el segmento de "contract packaging”.

Este liderazgo se debe a la dificultad que las empresas de plástico tienen en transportar sus productos ya que la relación costo-beneficio está muy por debajo de las expectativas de retorno. Para hacer frente a esta limitación una de las estrategias adoptadas por las empresas, cada vez más, se basa en trasladar su producción, es decir, mediante la instalación de las fábricas cerca de los clientes que necesiten embalar sus productos.

Imagem